PEDAGOGÍA DE LA MEMORIA

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 23 de diciembre 2017

Los espacios, las manifestaciones y la difusión de la contracultura popular tienen un valor importante para contrarrestar lo que la historia oficial difunde en forma masiva, a través de todos los medios de manipulación de que dispone y que obedece a los intereses de los grupos dominantes.
En el ámbito de los Derechos Humanos la contracultura popular, especialmente desarrollada a partir  de las incansables y decididas movilizaciones de los familiares de quienes sufrieron la represión del Terrorismo de Estado, junto con los distintos Colectivos y Organizaciones de DDHH, han impedido que se imponga la impunidad y el olvido, a pesar de los innumerables intentos desplegados precisamente por la “cultura oficial” en ese sentido.
Poco a poco, y como resultado del proceso anterior, el concepto de Memoria se instaló en la sociedad chilena y esto ha permitido que se desarrollen múltiples  actividades, con las más variadas formas de expresión, que buscan ir construyendo la Memoria Histórica reciente de nuestro país.
 El pasado día jueves 20 de diciembre, en el Liceo Técnico María Luisa Bombal de Valparaíso, se realizó el acto de cierre de un proyecto de recuperación de Memoria Histórica llevado adelante por alumnos de dicho establecimiento. Este proyecto, denominado “Estudiantes de Valparaíso,  Embajadoras y Embajadores de Memoria”, fue impulsado por la Profesora de Historia del Liceo, Miriam Pérez, en el marco de un acuerdo de cooperación entre Villa Grimaldi y la Municipalidad de Valparaíso.
Este antiguo establecimiento educacional de Playa Ancha se ubica exactamente al frente del Regimiento Maipo de Valparaíso, que fue un centro de detención y tortura durante los primeros años de la dictadura cívico militar y en donde, al inicio del año 1975, se instaló un equipo de la DINA  ( Dirección de Inteligencia Nacional ) que vino a desarticular el trabajo del MIR en la región, capturando a una veintena de militantes, ocho de los cuales desde esa fecha permanecen como Detenidos Desaparecidos: Abel Vilches, María Isabel Gutiérrez, Horacio Carabantes, Sonia Ríos, Elías Villar, Carlos Rioseco, Alfredo García y Fabián Ibarra.
 A este acto asistieron integrantes de la comunidad educativa del Liceo María Luisa Bombal, representantes de  la Villa Grimaldi, funcionarios de la Municipalidad de Valparaíso, miembros de organizaciones de DDHH, ex militantes del MIR y familiares de los compañeros Detenidos Desaparecidos.
Miriam Pérez, al dar inicio a  esta actividad expresó que “el trabajo no está terminado completamente, pero está en posibilidades de ser mostrado. No se va a poder montar afuera, porque nos faltan unas manos de pinturas en el mural, pero lo fundamental es dar a conocer el proceso llevado adelante por un grupo de 10 alumnos que trabajaron en este proyecto.”
En seguida hizo uso de la palabra el Director del establecimiento, José Alcota,  quien centró su intervención en lo que debiera ser la educación como un proceso de formación de personas con un pensamiento amplio, manifestando en parte de su intervención:” (…) Pienso que la gran tarea de la educación, hoy por hoy, es buscar que los niños vayan en busca de una identidad propia(…)tenemos que avanzar y crecer, pero atendiendo nuestras individualidades y potencialidades(…)dos personas iguales no aportan mucho, pero dos distintos crean y eso es importante(…)no podemos seguir dirigiendo a los niños, tenemos que darle todas las herramientas y miradas para que sean ellos quienes decidan (...) debemos preocuparnos de formar personas y no solo profesionales…” 
 También expresó que la aceptación del trabajo impulsado por los alumnos junto a la Profesora de Historia, fue un proceso complejo y participativo en donde “como comunidad escolar no fue fácil aceptar este proyecto, porque los grandes hemos tenido que ir aceptando con muchas dificultades y diferencias  esto, a diferencia de los niños, porque ellos son más proclives a abrirse a la diversidad y a la discrepancia(.…)el panel mural va a permanecer cuanto sea necesario en donde se exponga, porque esta es una escuela que crece en libertad y con un alto contenido
Después de la intervención del Director del Liceo, la alumna Vaitiare habló a nombre del grupo de alumnos y alumnas que llevaron adelante este proyecto expresando:
“En nombre de nuestro grupo de trabajo me gustaría agradecer la propuesta de la Municipalidad de Valparaíso y Villa Grimaldi para conocer una parte reciente de la historia de Chile tan discutida por la sociedad. La experiencia vivida a lo largo de estos meses nos hicieron  interiorizarnos en historias de vida reales tan diferentes, con un factor en común, que fue la represión más cruda hacia la vida humana.

Al conocer la historia de “Los 8 de Valparaíso” nos sorprendió el saber que  el Regimiento Maipo, ubicado frente a nuestro Liceo, fue utilizado como Centro de Detención de la época y, al comenzar a investigar, nos dimos cuenta que la DINA había operado en dicho lugar, por lo cual, quisimos realizar nuestro proyecto para mostrar estos hechos.                                                                    No ha sido fácil concretar esta idea, debido a diversos factores, entre ellos las diferencias de opinión al sociabilizar la propuesta a la comunidad educativa, pero gracias al  respaldo de muchas personas y a nuestro entusiasmo logramos sacar adelante el proyecto.                       Finalmente queremos agradecer a todos los que hoy nos acompañan a la inauguración de nuestro mural, como aporte del proyecto “Estudiantes de Valparaíso, Embajadores y Embajadoras de Memoria”.

Los y las alumnas integrantes del grupo de trabajo son: Anaís Araya, Vaitiare Arriola, Leonora Corvalan, Constanza Cubillos, Esteban Donoso, Kathya Díaz, Jonathan Flores, Juan Navia, Stephany Padilla y Lucas Varas
La Profesora Miriam, conductora del acto, reflexionó sobre lo impactante que fue la visita realizada a Villa Grimaldi, donde los niños y niñas pudieron “acercarse a la realidad personal de los casos. Sólo entonces se dio la conexión con el sentimiento y eso sirvió de inspiración para materializar este proyecto”

Respecto a las sesiones de trabajo realizadas en Villa Grimaldi junto a los alumnos e integrantes del Parque por la Paz, Miriam manifestó:
“(…) Estando tanto tiempo frente al regimiento nunca teníamos claro cuáles habían sido los hechos que habían sucedido.  Descubrimos uno de los casos, que fue Alfredo García, que vimos ese día allá en Villa Grimaldi, y nos dimos cuenta que había una historia que teníamos frente a nuestros ojos y que teníamos que empezar a discutir. Los chicos estuvieron de acuerdo en que ese era el foco…el mural está enfocado en todas las personas que estuvieron detenidas en el regimiento  y están simbolizadas en el mural, pero, además, focalizado en el caso de  “Los 8 de Valparaíso”, que para nosotros era totalmente desconocido en ese momento. Esos ocho fueron detenidos en Viña y Valparaíso y  traídos todos acá al Regimiento Maipo, en el Casino de Suboficiales, donde estuvo por varios meses trabajando la DINA, para destruir una célula del MIR de acá de la V Región y donde se detuvieron muchas personas, pero de las cuales una veintena fueron llevadas a Villa Grimaldi y de esa veintena hay, hasta hoy día, ocho Detenidas Desaparecidas. Esos ocho fueron los que quisimos simbolizar más en este mural(...)                  Dentro de nuestra metodología de construcción del mural teníamos que escoger un título y escuchamos con los niños varias canciones relativas al tema, buscando una frase para colocar lo que queríamos expresar con el mural que en términos generales era un “nunca más”, que era lo que habíamos socializado con la comunidad educativa en el sentido de que esto no ocurra nunca más en Chile y  de las canciones que escuchamos  los niños eligieron “Tres versos de una Historia” de conjunto musical ILLAPU, y de esa canción elegir una frase(…) Después nos dimos cuenta que la misma frase que habíamos elegido era la que estaba escrita en la placa de los ocho en Villa Grimaldi. Esto quería contarlo, porque fue una coincidencia casi mágica(…)                       Una de las preguntas, dentro de la sociabilización que hicimos nosotros con el resto de la comunidad educativa, fue si los familiares estarían de acuerdo en que nosotros trajéramos desde el pasado a esa persona que ya está fallecida, a exponerla públicamente. Yo esa vez hablé a título personal diciendo que creo que para todos esos familiares es un orgullo saber que hay gente que se preocupa por seguir recordando e ir manteniendo la memoria de lo que ocurrió.”
A continuación se proyectó un diaporama que muestra como se desarrolló este proyecto, tanto en el Liceo María Luisa Bombal, como en Villa Grimaldi. También se exhibió el video de la canción del grupo Illapu desde donde se eligió la frase para escoger la frase que encabezaría  el mural : “Para que nadie pierda la Memoria, porque soy parte de esta Historia”















La actividad de Memoria continuó desarrollándose y María José, la hija de Abel Vilches, uno de los  compañeros del Movimiento de Izquierda Revolucionaria Detenidos Desaparecidos, expresó:
 “ Estoy inmensamente agradecida y emocionada de poder asistir a este acto, sobretodo porque se trata de un trabajo pedagógico de inmenso valor en materia de Derechos humanos, el cual, además fue realizado por alumnos y alumnas, que constituyen las semillas de nuevas generaciones(...) Lo que interesa es que nadie pierda la memoria, es que las generaciones nuevas no estén desafectadas esto(…)                   Las personas que son responsables de estos hechos arbitrarios, de la tortura, de todos estos vejámenes que se llevaron a cabo aquí al frente, en Villa Grimaldi y en cientos de recintos, muchas continúan impunes. Esa ideología que impulsó esto, de civiles y militares que impulsaron esto, todavía está presente en Chile, por eso es importante rescatar esta memoria, para que esto nunca más suceda . (…) Nosotros como familiares buscamos justicia y verdad. Lo que más nos interesa es que las nuevas generaciones comprendan que esta fue una política estatal, no de un grupito que lo hizo en forma autónoma. Nos interesa que las nuevas generaciones, aún teniendo muchas diferencias y  no estando de acuerdo con esa militancia, jamás justifiquen lo que se hizo(...)

Nosotros no buscamos militantes, buscamos personas que se vinculen con esto desde los valores más  profundos de ese “nunca más” y también desde recoger esos valores que esos jóvenes tenían y por los cuales ellos luchaban para obtener un mundo mejor.”
Luego de las emotivas palabras de María José se presentó el Mural en el cual se materializó el trabajo de tres meses de pedagogía de la memoria.

Este Mural será colocado en el frontis del Liceo  “para que todas las personas que transiten sepan lo que se vivió,  ya sin memoria no hay historia, así de simple”, manifestó la Profesora Miriam.





















Después de exponer el Mural realizado, intervino Karen Bascuñan, Psicóloga, Coordinadora del Equipo de Educación del Parque por la Paz Villa Grimaldi, quien expresó:
“Tuve la posibilidad de acompañar a este grupo de estudiantes y en nombre de Villa Grimaldi, de todos quienes somos trabajadores de la Memoria, quería agradecer el trabajo tanto de los estudiantes como de la profesora. Estuvimos varios mese teniendo jornadas de trabajo. Trabajamos en Valparaíso y en Villa Grimaldi. El desafío que proponíamos no era fácil de alcanzar, porque implicaba que las y los estudiantes definieran que Memoria querían construir. A nosotros nos importa mucho no sólo destacar lo que sucedió en dictadura, sino también relevar lo que es la resistencia que hubo por parte importante del pueblo de Chile a la dictadura. El desafío que tenemos en este trabajo no es solo convocar a las nuevas generaciones, sino también a las otras generaciones que vivieron este proceso. Quisiera destacar que fueron muy lúcidos al poder poner esta propuesta  en diálogo con toda la comunidad educativa.”
A nombre de la Alcaldía Ciudadana de Valparaíso, María Oyarce, Coordinadora de Participacíon y Ciudadanía del área de Educación, hizo un reconocimiento a la labor realizada por la Profesora Miriam Pérez, obsequiándole un llavero.
Al finalizar el acto me acerqué a hacerle un par de preguntas a la alumna Vaitiare Arriola, una de las integrantes del grupo de trabajo.
¿Cómo nació la idea de este proyecto?
“La verdad es que necesitábamos plasmar en primer lugar las imágenes. Eso dijimos, lo primero tienen que ser las imágenes. Cómo plasmamos esto, nos preguntamos. Hagamos un mural, pero y qué más, bueno, un título, una frase y ahí fueron surgiendo más ideas.
Pero, ¿cómo se produce el primer contacto con la Alcaldía Ciudadana y Villa Grimaldi, en el fondo, cómo nace este trabajo?
“Nuestra profe de Historia, Miriam Pérez,  fue la que hizo el contacto y nos estimuló para hacer este proyecto. Al principio no le tomamos mucho el sentido y al ir a Villa Grimaldi todo cambió, muchas sensaciones, muchas emociones al conocer a las personas que habían sufrido, al ver tantos murales que habían y pensamos que tenía que nacer un proyecto bueno de todo esto y fue lo que creamos.”
 Como expuse en los primeros párrafos de esta crónica, la instalación del tema de la Memoria Histórica ha sido fundamental para que se vayan diversificando los espacios y las actividades en torno a esta temática, y esta hermosa muestra de “Pedagogía de la Memoria” así lo confirma.

Comentarios