Ir al contenido principal

UNA GENERACION TUERTA: EL GATILLO FACIL

Leo con pavor que ya son más de 160 los manifestantes con trauma ocular severo por disparo de bala o perdigón. Esto no puede ser coincidencia. La orden parece clara: disparen a la cara de los manifestantes. Así lo van a pensar dos veces antes de salir a protestar.
De estudiante participé activamente en las manifestaciones. Entonces la consigna era la de arancel diferenciado, es decir, una solicitud de subsidio del costo de estudiar para quienes no podían pagarlo. Dichas manifestaciones las vivía como un rito en el que la reivindicación de un derecho y la realización de un sueño de justicia se conjugaban con cuestiones lúdicas y románticas. Recuerdo esas marchas como fiestas no carentes de peligros, porque en esa época, bajo los gobiernos de Frei y Lagos, la represión también era brutal.
No quisiera dejar de reconocer que los últimos acontecimientos me han aterrado. La presencia de militares en las calles, los múltiples videos de una crueldad indecible, las denuncias de tortura y abusos sexuales que se han generalizado hasta la normalización. A las tristes evidencias en las que vemos cómo militares balean a un joven completamente inmovilizado, o los brutales apaleos de carabineros a personas que en el suelo deben soportar la paliza con las manos en la cabeza, debemos sumar otras imágenes que no veremos y que tienen lugar donde las cámaras no llegan. Y esto, aunque no sea nuevo, ha significado una proliferación del terror represivo. De alguna manera lo que hace años se vive en la Araucanía, se traslada ahora en todo Chile.
Desde el inicio de este inesperado pero necesario estallido social han convivido en varios de nosotros la alegría y el orgullo de un pueblo que despierta de un larguísimo letargo, y un miedo a la masificación de las violaciones a los derechos humanos. Los hechos parecen mostrarnos lo peor del poder, y el miedo crece al comprender que las cosas pueden aún empeorar y que el número de muertos y heridos puede aumentar. 
Me duele tanto imaginar a algún o alguna de mis estudiantes volviendo de una marcha sin un ojo. Cuesta entender esta nueva y cruel forma de constante tortura que busca dejar a una entera generación de soñadores tuertos. Y lo peor de todo, lo que más cuesta digerir, es que pese a toda la evidencia, el aparato represor y el gobierno, confiados en la impunidad que da el poder, ni siquiera imaginan un cambio de actuar. Ayer mismo, en una clara señal de indolencia, carabineros disparó en contra de los fiscalizadores del Instituto Nacional de Derechos Humanos para que dejaran de interrumpir su trabajo represivo. Duele mucho lo que pasa en Chile. Duelen también los saqueos y el vandalismo, que a su vez parecen servir de perfecta excusa para aumentar los niveles de represión. 
Ante la proliferación de policías de gatillo fácil quisiera insistir en una invitación al cuidado. Especialmente le pido a las generaciones más jóvenes que sigan manifestándose con originalidad y alegría. Que canten, bailen y enarbolen sus banderas de colores, pero sin olvidar que sus amigos(as), familias, profesores(as) y compañeros(as) los queremos vivos y sanos, y que no queremos mártires.
Silvio 

Comentarios

Entradas populares de este blog

MAQUETA DE LA CÁRCEL FLOTANTE DE LA MARINA EN VALPARAÍSO DURANTE LA DICTADURA SERÁ ENTREGADA PRÓXIMAMENTE A LA COMUNIDAD PROYECTO LEBU

El “Proyecto Lebu” partió de una idea compartida al calor de un café a mediados del año pasado cuando se conversó sobre la posibilidad de realizar una maqueta de buque LEBU , embarcación convertida en “Cárcel Flotante” por la Marina en los primeros meses del golpe de Estado de 1973 en Valparaíso.  Como planteaba en una crónica anterior, para los porteños y las porteñas el barco “LEBU” simboliza - junto a otros recintos de la Armada de Chile, como por ejemplo el Cuartel Silva Palma, la Academia de Guerra y el Buque Escuela Esmeralda - el horror de la prisión política y tortura realizada en contra de los chilenos y chilenas acá en el Puerto.  Antonio Oyarzo, ex prisionero político, asumió la gestión de este Proyecto, convocando a un grupo de compañeras y compañeros que con su dedicación, esfuerzo y entusiasmo han permitido que después de un año de ardua labor, aún con todas las limitaciones y complicaciones asociadas a la emergencia sanitaria presente en nuestro país, el trabajo progra

PESCADORES ARTESANALES AGITAN LAS AGUAS DE LA PROTESTA POPULAR EN CALETA PORTALES

Fotografía facilitada por pescador artesanal Hoy miércoles 21 de julio, alrededor de las 08 de la mañana, los pescadores artesanales de Caleta Portales realizaron una acción directa de protesta instalando barricadas en Avenida España, cortando el tránsito vehicular entre Valparaíso y Viña del Mar por alrededor de 45 minutos, lo que provocó una importante congestión vehicular. Las Fuerzas Especiales de Carabineros fueron sorprendidas por esta acción relámpago y cuando llegaron al lugar para reprimir esta actividad, los pescadores decidieron no enfrentarse con ellas y se retiraron del lugar, ya que el objetivo planteado por ellos de hacer visible su malestar ante los porteños y porteñas se había cumplido perfectamente.  Las dificultades económicas y los problemas sociales que sufren los pescadores artesanales y sus familias han quedado dramáticamente al descubierto debido a la emergencia sanitaria en que nos encontramos, debido a que como consecuencia de las cuarentenas, las restricci

"Se Harà Justicia" libro escrito por Carlos Gajardo Pinto (ex fiscal) presentado en valparaìso

A un costado del palacio Baburizza,donde encuentra la libreria Manuel Rojas se presento el libro "Se Harà Justicia" escrito por Carlos Gajardo Pinto ex fiscal de la republica.El libro fue presentado por Christian Viera Alvarez y el autor Carlos Gajardo En este libro, donde, además de hacer un recorrido por la realidad jurídica en Chile durante la última década, revisa algunos de los casos que han puesto de manifiesto la crisis del sistema: Penta, SQM y Corpesca, entre otros, destacando la falta de condenas por ilícitos con las que solo algunos se han visto privilegiados. Carlos Gajardo Pinto  “Cuando ejercía como fiscal, era recurrente en reuniones de trabajo reflexionar sobre los niveles de confianza de la ciudadanía en el sistema judicial  y la manera de mejorarlos. Sin embargo, cada cierto tiempo escuchaba voces que le ponían paños fríos a esa inquietud, indicando que el sistema, por defecto, siempre dejaba insatisfechas a las personas, que el índice de resolución de delit