Ir al contenido principal

TOMA DE LA FACULTAD DE ODONTOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD DE VALPARAÍSO


Generalmente las luchas sociales sectoriales pasan desapercibidas ante la opinión pública y esto se debe principalmente a que no aparecen en los medios tradicionales de comunicación masiva. 

Hoy, de manera casual y cuando caminaba por la subida Carvallo en Playa Ancha, pude observar que la Facultad de Odontología de la Universidad de Valparaíso estaba tomada por los estudiantes. En distintos lugares cercanos al recinto universitario, pegados en muros, paraderos de micros y postes, en unos pequeños carteles impresos dirigido a los pacientes se podía leer:                                      “Estimado paciente: Nos encontramos movilizados por problemas internos que impiden el normal funcionamiento de la atención odontológica. Sabemos que esto implica una serie de problemas para todos, en especial para usted, por lo que pedimos que tenga paciencia ya que estamos en búsqueda de soluciones (…) Ante cualquier atención odontológica de urgencia le recomendamos dirigirse a su CESFAM más cercano.”

Por otra parte, una serie de lienzos y pancartas colocados en las rejas perimetrales de la Facultad explicaban de manera genérica los motivos de esta movilización.

Para poder tener una visión más concreta al respecto me acerqué a conversar con un grupo de alumnos y alumnas que se encontraban a la entrada de este recinto universitario.

Transcribo a continuación lo planteado por una dirigenta del Centro de Estudiantes de la Carrera de Odontología:

Hola, buenos días, me podrían contar cuál es el motivo de esta toma…

“Son muchas cosas. Hay problemas de infraestructura en la universidad, no tenemos las condiciones para atender de buena forma a los pacientes. Estamos en plena atención y se corta la luz, entonces tenemos que estar cambiando los pacientes de un box a otro, o muchas veces tenemos que cancelar la atención porque no se resuelve el problema. Tampoco funciona lo que es rayos. Cuando hay lluvia tenemos goteras. Como puede ver ahora están arreglando los techos y esperemos que se resuelva este punto. 

Tenemos carencia de pacientes y lo más importante, como dicen los lienzos, es que somos estudiantes de los últimos años, que estamos en clínica y tenemos solo dos horas y media semanales por estudiante para atender pacientes. Esto es algo que no corresponde, sobre todo a estas alturas de la formación, porque no nos permite prepararnos de buena manera para poder ser profesionales competentes cuando salgamos. Ningún profesional de la salud va a recibirse con una buena preparación solo atendiendo pacientes dos horas y media a la semana.”

¿Cuál ha sido la respuesta de las autoridades de la Facultad ante sus demandas?

“Nosotras partimos con esta movilización hace aproximadamente dos semanas. Hemos estado conversando con ellos no solo de los problemas clínicos que tenemos nosotros del quinto y sexto año, sino porque también hay problemas con los alumnos de cursos inferiores. Hasta el momento no nos están dando soluciones, por eso decidimos movilizarnos primero con un Paro de actividades y ahora pasar del Paro a una Toma de la Facultad.

Como Centro de Estudiantes hoy tenemos reunión con los directivos y esperamos tener un mejor diálogo del que hemos tenido hasta ahora, para poder tener algunas respuestas más concretas en la búsqueda de solución a nuestras demandas.”

¿Cuántos pacientes pueden atender durante esas dos horas semanales?

“Normalmente un paciente, máximo dos, porque ahora con la pandemia, con el Covid, los box se separan en generadores de aerosoles y no generadores de aerosoles. Lo ideal es atender un paciente que genere aerosoles, como cuando se usa la turbina, por ejemplo, y un paciente que no genere aerosoles, pero eso es prácticamente imposible ya que casi todos los tratamientos odontológicos producen aerosoles.”

¿Tienen suficientes pacientes?

“No, hay una baja de pacientes. La universidad nos mandó una lista que fue insuficiente, se agotó rápidamente en lo que se refiere a la atención de adultos. En lo que tiene que ver con pacientes infantiles, con los niños, igual nos prometieron una lista de pacientes, pero esa lista nunca llegó. Algunos profesores nos pasan pacientes, pero en general no tenemos pacientes suficientes.”

¿Cómo es el sistema de atención para el paciente, tiene que pagar una cierta cantidad de dinero por las atenciones?

“Si. El paciente tiene que pagar un ingreso de cinco mil pesos para poder hacerle el examen inicial, se le hace el diagnóstico, se ve que tiene, y se le comunica el tratamiento que hay que hacer. Los precios varían según el tratamiento. Eso es muy variable, va por ejemplo desde una limpieza que sale 11.000 pesos, y hay otros tratamientos que llegan hasta incluso costar más de cien mil pesos; ahora incluso subió el arancel de pre grado para los tratamientos.”

¿Eso lo paga directamente el paciente entonces?

“Claro, lo paga directamente el paciente. Lo que sí tenemos es un convenio para las pacientes mujeres con una rebaja del 50% para el tratamiento y las radiografías. Pero, por ejemplo, para los adultos mayores hombres no hay ningún descuento para ellos.”

¿Y los costos del laboratorio?

“El laboratorio se paga aparte. Ese es otro valor que hay que agregar cuando corresponde. Tenemos convenios con dos laboratorios y solamente podemos mandar pacientes ahí, pero son solo dos y eso lo paga el paciente aparte. Si el laboratorio falla nosotras perdemos sesiones clínicas y hay que empezar como todo de nuevo.”


¿Piensan que los costos de los tratamientos es otra de las causas de la falta de pacientes?

“Sí, por supuesto.”

¿Hay otros problemas que les afectan en estos momentos?

“Claro, en los baños tenemos problemas con el agua, en el baño de hombres corre un hilito de agua, no hay jabón y estamos en una pandemia y lo mínimo es tener jabón para lavarse las manos.

En las clínicas faltan insumos. A veces pedimos cosas, materiales, y no tienen o se acabaron. Esas son cosas que de igual manera la universidad nos tiene que proveer a los alumnos. Nosotras compramos nuestro instrumental y ellos son los encargados de darnos los insumos y no hay. Con la mensualidad y con el arancel que pagamos se deberían cubrir los gastos para tener todos esos insumos. El arancel anual que pagamos de es 5 millones ochocientos mil pesos y sube todos los años.”

Con respecto al instrumental, ¿tienen alguna ayuda?

“Nosotros como Centro de Estudiantes tenemos becas de instrumental, pero no lo podemos facilitar a todo aquel que lo necesite, porque como es poco el instrumental que tenemos a nuestra disposición, tenemos solo un pequeño stock, tenemos que evaluar y ver según las prioridades a quien se los facilitamos. La universidad no nos da ningún otro beneficio de instrumental.”

¿Con respecto a la alimentación, tienen el mismo problema general que está planteando la CONFECH respecto a las becas y la JUNAEB? 

“Hay algunas becas que entrega la Universidad de Valparaíso y está el aporte JUNAEB, pero eso no alcanza para nada. Durante la semana que comenzamos la movilización, el día viernes también hubo paralización para exigir un aumento de lo que es la BAES.” (Beca de Alimentación Estudiantil).

¿Tienes algún cargo en el Centro de Alumnos y Alumnas?

“Sí, soy la encargada de asuntos clínicos.”

Muchas gracias…….



Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 31 mayo 2022

Comentarios

Entradas populares de este blog

MAQUETA DE LA CÁRCEL FLOTANTE DE LA MARINA EN VALPARAÍSO DURANTE LA DICTADURA SERÁ ENTREGADA PRÓXIMAMENTE A LA COMUNIDAD PROYECTO LEBU

El “Proyecto Lebu” partió de una idea compartida al calor de un café a mediados del año pasado cuando se conversó sobre la posibilidad de realizar una maqueta de buque LEBU , embarcación convertida en “Cárcel Flotante” por la Marina en los primeros meses del golpe de Estado de 1973 en Valparaíso.  Como planteaba en una crónica anterior, para los porteños y las porteñas el barco “LEBU” simboliza - junto a otros recintos de la Armada de Chile, como por ejemplo el Cuartel Silva Palma, la Academia de Guerra y el Buque Escuela Esmeralda - el horror de la prisión política y tortura realizada en contra de los chilenos y chilenas acá en el Puerto.  Antonio Oyarzo, ex prisionero político, asumió la gestión de este Proyecto, convocando a un grupo de compañeras y compañeros que con su dedicación, esfuerzo y entusiasmo han permitido que después de un año de ardua labor, aún con todas las limitaciones y complicaciones asociadas a la emergencia sanitaria presente en nuestro país, el trabajo progra

PESCADORES ARTESANALES AGITAN LAS AGUAS DE LA PROTESTA POPULAR EN CALETA PORTALES

Fotografía facilitada por pescador artesanal Hoy miércoles 21 de julio, alrededor de las 08 de la mañana, los pescadores artesanales de Caleta Portales realizaron una acción directa de protesta instalando barricadas en Avenida España, cortando el tránsito vehicular entre Valparaíso y Viña del Mar por alrededor de 45 minutos, lo que provocó una importante congestión vehicular. Las Fuerzas Especiales de Carabineros fueron sorprendidas por esta acción relámpago y cuando llegaron al lugar para reprimir esta actividad, los pescadores decidieron no enfrentarse con ellas y se retiraron del lugar, ya que el objetivo planteado por ellos de hacer visible su malestar ante los porteños y porteñas se había cumplido perfectamente.  Las dificultades económicas y los problemas sociales que sufren los pescadores artesanales y sus familias han quedado dramáticamente al descubierto debido a la emergencia sanitaria en que nos encontramos, debido a que como consecuencia de las cuarentenas, las restricci

"Se Harà Justicia" libro escrito por Carlos Gajardo Pinto (ex fiscal) presentado en valparaìso

A un costado del palacio Baburizza,donde encuentra la libreria Manuel Rojas se presento el libro "Se Harà Justicia" escrito por Carlos Gajardo Pinto ex fiscal de la republica.El libro fue presentado por Christian Viera Alvarez y el autor Carlos Gajardo En este libro, donde, además de hacer un recorrido por la realidad jurídica en Chile durante la última década, revisa algunos de los casos que han puesto de manifiesto la crisis del sistema: Penta, SQM y Corpesca, entre otros, destacando la falta de condenas por ilícitos con las que solo algunos se han visto privilegiados. Carlos Gajardo Pinto  “Cuando ejercía como fiscal, era recurrente en reuniones de trabajo reflexionar sobre los niveles de confianza de la ciudadanía en el sistema judicial  y la manera de mejorarlos. Sin embargo, cada cierto tiempo escuchaba voces que le ponían paños fríos a esa inquietud, indicando que el sistema, por defecto, siempre dejaba insatisfechas a las personas, que el índice de resolución de delit