Ir al contenido principal

La protección de la vida de una comunidad en riesgo. Laboratorio exclusivo para exámenes de trabajadores que integran los equipos de salud y conocer los resultados a la brevedad


Susana Quezada y Karinna Fernández
En un contexto convencional, la priorización es un elemento central de la planificación de las políticas públicas, constituyéndose en una herramienta útil a la hora de diseñar e implementar medidas cuando los recursos son limitados. En materia de salud, la priorización es una característica inherente a su naturaleza, pues de eso depende promover o recuperar la salud de las personas: las acciones son priorizadas por nivel de gravedad o de factores de riesgo, entre otros.

En épocas de emergencia, definir medidas prioritarias sin duda permite la construcción de estrategias (efectivas y eficaces) que favorecen el despliegue de acciones en cascada y con un efecto amplificador del objetivo que debe guiar el accionar: la protección de la vida de una comunidad en riesgo.

Por ello, es que priorizar por el resguardo de grupos que requieren una protección reforzada, es un deber de las autoridades estatales que lideran la adopción de políticas públicas, pues dependerá de ellos que la respuesta a la emergencia tenga un efecto real.

En el contexto de la pandemia COVID-19, y por las características biológicas y sanitarias de esta infección, la adopción de medidas destinadas a la protección de los equipos de salud resulta fundamental como elemento esencial de la debida garantía de la vida e integridad de todas las personas que integran una comunidad. En tal sentido, excede la defensa de los intereses de un gremio.

Dicha protección es tan relevante que, incluso en los momentos mas oscuro de una guerra, el derecho humanitario exige que se adopten entre enemigos, medidas destinadas a proteger a los equipos de salud, ya que en su rol de defensores de derechos humanos resguardan los derechos mas esenciales de una población bajo ataque.

Así el deber estatal de adoptar medidas específicas destinadas a la protección y reconocimiento de quienes conforman los equipos de salud -incluido personal administrativo, de limpieza, auxiliares y profesionales de la salud- con los mas altos estándares de seguridad, salvaguardando su dignidad, integridad física y mental, así como sus derechos laborales y de seguridad social, es una obligación cuyo cumplimiento nos corresponde exigir como comunidad, pues es una expresión concreta de la obligación estatal de respetar y garantizar los derechos fundamentales de su población.

Sin embargo, y abdicando de este deber, las autoridades estatales- hasta ahora- en su listado de medidas, discursos y comunicados, no han especificado ninguna medida pública destinada a dar un mínimo de seguridad a las labores que desempeñan las personas que integran los equipos de salud. No se han comunicado, ni difundido la adopción de protocolos específicos de protección o de distribución de turnos, se desconoce la adopción de medidas destinadas a contribuir a su integridad física, mental y emocional, y por el contrario se han conocido públicamente los reclamos de funcionarios que alegan no contar si quiera con mascarillas para sus extenuantes y riesgosos turnos. Se han conocido casos de personal de salud atacado y contagiado, hemos visto como la ausencia de procesos expeditos para la confirmación o descarte del contagio han llevado a que equipos de salud completos deban ausentarse para cumplir cuarentenas, dejando desprovistos así de capacidad de respuesta de los servicios hospitalarios en una situación de emergencia sanitaria.

Por ello, acá proponemos un ejemplo concreto de medida que debería ser adoptada por el gobierno, consistente en la implementación de un laboratorio que exclusivamente procese exámenes de personas que integran los equipos de salud para que se puedan conocer los resultados a la brevedad y en lugar de esperar varios días lejos de sus funciones, puedan lo más rápido posible reintegrarse a sus tareas, de las que depende la supervivencia de muchos y muchas.

Esta medida de priorización y protección reforzada debe ir acompañada de acciones efectivas que aumenten el nivel de seguridad para el ejercicio de sus funciones, así como de procedimientos expeditos que permitan una adecuada protección de su fuente laboral, de su salud física y psicológica, así como medidas orientadas a garantizar su descanso efectivo y despliegue de apoyo familiar.

Estas medidas no solo apuntan a la protección individual de los funcionarios de la salud, sino que por su efecto en cascada, nos protegería a todos y todas.

Susana Quezada y Karinna Fernández
La doctora Susana Quezada es matrona y Karinna Fernández es abogada defensora de DD.HH.


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Se Harà Justicia" libro escrito por Carlos Gajardo Pinto (ex fiscal) presentado en valparaìso

A un costado del palacio Baburizza,donde encuentra la libreria Manuel Rojas se presento el libro "Se Harà Justicia" escrito por Carlos Gajardo Pinto ex fiscal de la republica.El libro fue presentado por Christian Viera Alvarez y el autor Carlos Gajardo En este libro, donde, además de hacer un recorrido por la realidad jurídica en Chile durante la última década, revisa algunos de los casos que han puesto de manifiesto la crisis del sistema: Penta, SQM y Corpesca, entre otros, destacando la falta de condenas por ilícitos con las que solo algunos se han visto privilegiados. Carlos Gajardo Pinto  “Cuando ejercía como fiscal, era recurrente en reuniones de trabajo reflexionar sobre los niveles de confianza de la ciudadanía en el sistema judicial  y la manera de mejorarlos. Sin embargo, cada cierto tiempo escuchaba voces que le ponían paños fríos a esa inquietud, indicando que el sistema, por defecto, siempre dejaba insatisfechas a las personas, que el índice de resolución de delit

MIEMBROS DE LA ARMADA (R) PROCESADOS POR GRAVE DAÑO Y TORTURAS.HECHOS OCURRIDOS EN EL CUARTEL SILVA PALMA

CUARTEL SILVA PALMA Valparaìso Otilia Eliana Berta Toro Parada, fue ordenada detener, por primera vez, por las autoridades del Servicio de Inteligencia de la Comandancia de Área Jurisdiccional de Seguridad Interior (SICAJSI), por su calidad de militante del Partido Socialista, lo que se concretó el día 26 de diciembre de 1973, en su domicilio ubicado en calle Santa Marta N° 34, Cerro Playa Ancha, Valparaíso, siendo conducida al recinto de detención denominado Cuartel Silva Palma, Otilia Toro Parada fue ordenada detener en una segunda oportunidad, lo que se concretó el 2 de enero de 1974, en los mismos términos antes descritos, oportunidad en que los interrogadores dispuestos en el Cuartel Silva Palma, volvieron a interrogarla y torturarla Con estos antecedentes.el ministro Max Cancino Cancino, sometió a proceso a cinco miembros en retiro de la Armada, por su responsabilidad en los delitos de secuestro con grave daño y aplicación de tormentos a Otilia Eliana Berta Toro Parada. Ilíci

CON UN CORTE DE CALLE,VECINOS DEL CERRO CORDILLERA EXIGEN LA APERTURA DEL ASCENSOR (fotos + video)

A mediodía vecinos del sector se reunieron en la estación alta del del ascensor a exigir la apertura de este medio de locomoción muy importante para los vecinos .Durante la protesta los vecinos hicieron un corte de calle por unos minutos pidiendo al MOP que de la cara por esta situación